7 jul. 2006


Muchos hemos escuchado, quizás hasta el cansancio, que los ojos son las ventanas del alma. A través de ellos podemos ser descifrados por quienes nos rodean. Hurgando en nuestros ojos, los demás pueden descubrir si estamos tristes, u ocultamos algo. Lo cierto, es que la mayor parte del tiempo usamos nuetras ventanas para mirar hacia afuera. Desde lo alto de nuestra torre, nos asomamos a ver pasar a cada uno de los defectos que descubrimos en nuestros espiados. En otras ocasiones, cual vouyeristas, invadimos la intimidad ajena y nos descubrimos asomados, desde afuera, en otras ventanas. Pero, ¡Cuán difícil es salir y ver lo que nuestras ventanas llevan por dentro!.

En estos días de lluvia, me es imposible hacer empatía con el estado del tiempo y tornarme melancólico, reflexivo, introspectivo y dedicarme a descubrir aquellos aspectos en los que necesito mejorar para que los cristales de mi ventana estén limpios.

Definitivamente, estoy convencido que la vida siempre nos pone retos que estamos preparados para superar, pero somos nosotros mismos quienes nos ponemos límites y nos nos damos cuenta que el cielo es el límite. Aunque, como dice una amiga muy especial: "el cielo de cada quien tiene alturas diferentes".

Una de mis oportunidades de mejora, es mi afán perfeccionista y, lógicamente, mi gran temoe a equivocarme o cometer errores. Peor aún, creo que mi temor no es equivocarme, sino que quienes me rodean vean que lo estoy. Aprendí que de los pequeños errores surgen las grandes empresas. Qui si no nos equivocamos, nunca aprenderemos el modo correcto. Aprendí que el miedo a fallar nos hace más daño que el mismo error.

Agradezco a la vida por dejarme estara quí, agradezco a quienes me ayudan cada día a crecer y aprender, agradezco a la misma vida por permitirme aprender en el momento justo y no cuando me dé el porrazo......en fin gracias

3 comentarios:

El "Dulzor de Ostras" dijo...

Sobre tu post..., cómo puedes crecer si no conoces tus limitaciones, tus bemoles, tus manchas.
El vivir es eso, conocernos para mejorarnos. Sólo tú sabes en qué quieres mejorar. Ese es el reto.

Siempre es un placer leerte...

Volveré

PS: Creo que le voy a robar a tu amiga su frase: "el cielo de cada quien tiene alturas diferentes".

gustavo dijo...

bueno, y como robarás la frase de mi amiga, me permitiré usar la tuya en otros contextos de mi vida............gracias por estar allí, no sé donde, pero estás......

------LuCa-----> dijo...

Sin dudar es un placer leer tus lineas...