29 feb. 2008



-¿Quién eres tú? -preguntó el principito-. ¡Qué bonito eres!-Soy un zorro -dijo el zorro.-Ven a jugar conmigo -le propuso el principito-, ¡estoy tan triste!-No puedo jugar contigo -dijo el zorro-, no estoy domesticado.-¡Ah, perdón! -dijo el principito.Pero después de una breve reflexión, añadió:-¿Qué significa "domesticar"?-Tú no eres de aquí -dijo el zorro- ¿qué buscas?-Busco a los hombres -le respondió el principito-. ¿Qué significa "domesticar"?-Es una cosa ya olvidada -dijo el zorro-, significa "crear lazos... "-¿Crear lazos?-Efectivamente, verás -dijo el zorro-. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos. Y no te necesito. Tampoco tú tienes necesidad de mí. No soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Si tú me domesticas, mi vida estará llena de sol. Conoceré el rumor de unos pasos diferentes a todos los demás. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra; los tuyos me llamarán fuera de la madriguera como una música Por favor... domestícame-Bien quisiera -le respondió el principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.-Sólo se conocen bien las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!-¿Qué debo hacer? -preguntó el principito.-Debes tener mucha paciencia -respondió el zorro-. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca...El principito volvió al día siguiente.-Hubiera sido mejor -dijo el zorro- que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la felicidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, nunca sabré cuándo preparar mi corazón... Los ritos son necesarios.-¿Qué es un rito? -inquirió el principito.-Es también algo demasiado olvidado -dijo el zorro-. Es lo que hace que un día no se parezca a otro día y que una hora sea diferente a otra. Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.De esta manera el principito domesticó al zorro. Y cuando se fue acercando el día de la partida:-Vete a ver las rosas; comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás a decirme adiós y yo te regalaré un secreto. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: Sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos. Lo que hace más importante a tu rosa es el tiempo que has perdido con ella… Los hombres han olvidado esta verdad, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable de lo que has domesticado…
"El Principito" de Antoine Saint Exupéry






Quise comenzar este post con uno de los pasajes más hermosos que he tenido la oportunidad de leer, escrito por el gran mago de la reflexión, A. S. Exupéry. Este autor, en su más grande obra "El principito" nos presenta un relato aparentemente sencillo que contiene profundas enseñanzas sobre el sentido de la vida, el amor, el perdón, la felicidad, y sobre todo la amistad.





Y es precisamente de la amistad de lo que quiero hablar hoy, de esa forma de amor que nos une a alguien, con quien podemos desnudar nuestra alma sin temores, y a quien le ofrecemos nuestro hombro para llorar y nuestra más genuina sonrisa para celebrar sus triunfos.





Un verdadero amigo te coloca el espejo de tus errores, sin juzgarte. Un amigo es a quien le dices "vamos" y no te pregunta para dónde. La amistad es un hilo invisible que une dos vidas, totalmente diferentes y que supera las barreras del tiempo y la distancia.





Lo que hace importante a un amigo no es lo que nos puede dar, sino todo lo que se ha vivido a su lado. Los momentos tristes, los de euforia, los de decepción, aquellos cuando sentimos que nos fallaron, las peleas, las reconciliaciones, las correcciones, los consejos, los regaños, los chistes, las opiniones contrapuestas, los regalos, los abrazos, la mano amiga, la plamadita sobre el hombro y el tener un brazo fuerte de donde sostenernos cuando nuestras piernas flaquean son parte de las maravillas del regalo de la amistad.



La vida me ha dado grandes regalos. El mejor es conocer todas las formas de amor y ser feliz en cada una de ellas. Ya no es un secreto que soy hermosamente feliz con Marmota. También, el amor de mi familia me fortalece y da valor cada día para enfrentar los momentos difíciles.

Como si esto fuese poco, tengo la bendición de mis grandes amigos. Aquellas personas que sin importar las barreras están allí. Aquellas personas a quienes les daría mi vida si la necesitaran. Aquellos a quienes veo todos los días, o aquellos a quienes a pesar de no vernos el cariño sigue inmune al tiempo y la distancia.

En este momento puedo repetir la frase de aquella canción, con toda propiedad: "Gracias a la vida, que me ha dado tanto"

7 comentarios:

GMANfull dijo...

que lindo post vaya si es necesario ceebrar la amistad, es una de las formas de amor que mas nos nutre. Gracias por comentar en mi blog un gusto pasar por el tuyo.

nickjoel dijo...

hermosa refelxion sobre la vida en general..... Y totalmente de acuerdo con Exepery y contigo obviamente en el texto del Principito exiten profundos valores de la vida, la amistad es eso, amistad, no hay condiciones, no hay reclamos vagos, no hay medias tintas, solo se es amigo y ya, con buenos y malos momentos, con altos y bajos.

Sandum dijo...

Yo doy gracias a Dios todos los días por los amigos que tengo... Gracias por recordarme ese fragmento del Principito... No logro saber donde esta mi libro... Pero coincido contigo en que ese es uno de los mas hermosos extractos... Saludos!

LuisGui dijo...

Lo he leído un par de veces, porque me ha gustado muchísimo. Tus palabras irradian felicidad, gozo, fuerza positiva, amor y tranquilidad. ¡Qué maravilla cerrar mis lecturas con este mensaje!
Es sublime.
Gracias por este regalo inesperado.

Pedro Enrique Cotal Zúñiga dijo...

Hola,
Me gustó mucho tu reflexión. Es bueno tener un concepto alegre de las cosas, esto nos permite disfrutar a concho las realidades más sencillas de nuestra vida.
Saludos y gracias por visitarme.

gatchan82 dijo...

siempre se me ha atragantado el principito. supongo que llegará su momento...

Dani dijo...

Es un pasaje precioso, desde luego. Lástima que a mi, por razones personales, me produzca una tristeza inigualable...