6 feb. 2008

Condensadito

Justo cuando iba a comenzar a redactar este post me dí cuenta de algo que me causó mucha alegría, y es que desde que puse el contador de visitas en noviembre pasado ¡¡¡he superado la barrera de las 1000 visitas!!! Son casi 1100 ya. Lograr esto en apenas 3 meses, pues me motiva e invita a escribir más seguido y seguir trazando.



Ahora sí, a lo que vengo. Estas fiestas de Carnaval fueron encantadoras. Marmota y yo no pudimos viajar, por diferentes motivos, así que maleta en mano me fuí desde el jueves a su casa para pasar estos días juntos sin las interrupciones ni encerronas a las que nos vemos obligados algunos, por los violentos juegos de carnaval que se generan en nuestras zonas de residencia.



Despertar todos estos días a su lado, sentir su respiración, darnos los besos de buenas noches y disfrutar de nuestros "besitos de dragón" cada mañana fueron grandes regalos para nosotros. Lamentablemente estos 5 días pasaron muy rápido, y tuvimos que retornar cada quien a su rutina, y yo a mi casa materna. Motivos por los cuales la búsqueda de un lugar donde vivir y que podamos pagar se intensifica en estos tiempos.



Hicimos muchas cosas. Nuestras rituales noches de monopolio se vieron interceptadas por las noche de "Uno" y uno que otro juego de "Ludo" o "parchís" como lo conocen en otros rincones del mundo, donde veo con gusto que me leen



Lo que no podía faltar en estos días de asueto capitalino es el cine. Hacer una cola, sentarnos en una butaca con las más grandes expectativas sobre la película que hemos esperado ver desde que la anunciaron o nos enteramos de su existencia. En este caso disfrutamos de varias de ellas. también tuvimos una incursión en el teatro. Compartiré entonces, mis impresiones y reflexiones sobre cada una de ellas.



EL TINTE DE LA FAMA



Luego de mi reconciliación con el cine venezolano, gracias a "puras joyitas", a las notas de prensa sobre esta película y al misterioso magnetismo que ejerce la figura de Marilyn Monroe decidimos por ésta como primera opción.



Cuenta la historia de Magaly, interpretada por Elaiza Gil, una joven que trabaja en un restaurant de comida rápida y está casada con un representante artístico de dobles, interpretado por Alberto Alifa. Por circunstancias de la vida pasan por grandes necesidades económicas y una orden de desalojo inminente, por lo que él la convence de participar en un concurso dónde buscan a la doble de Marilyn Monroe. Ella, al principio renuente a hacerlo, poco a poco se va involucrando con el personaje, quizás demasiado.



En vista de lo necesario de ganar, conocen a un travesti que se cree la reencarnación de Marilyn, y a quien Magaly ha visto un par de veces pasar por las calles contoneándose con el vaporoso vestido blanco e impecable peluca rubia. Este personaje, interpretado magistralmente por Miguel Ferrari resulta uno de los mayores atractivos para ir a verla, aunque he de confesar que Elaiza Gil en su rol de Magaly realiza una actuación realmente sorprendente.



Es una película muy bien realizada, con un guión lógico, original, atractivo. Las actuaciones son muy buenas, en especial Elaiza, Alberto Alifa y Mirtha Borges, aparte de Elaiza y Miguel. La calidad de imagen es muy buena.



En esta obra, podemos ver las diferentes razones por las cuales una persona puede dejar de ser ella misma para convertirse en la imagen de lo que le dictan que debe ser. La historia de Magaly puede pasarle a muchos, todos estamos en peligro de perdernos en un mundo donde lo importante es alcanzar la meta, no importa lo que se tenga que hacer para eso. Uno de mis cuestionamientos era tratar de entender por qué esta mujer sencilla, alegre, optimista y dulce llega a cambiar de tal manera que pisa los límites de la locura.



Mis explicaciones, luego de discutirlo con Marmota es que las ansias de ganar, las presiones del marido, la necesidad económica, el estado de su madre y su realidad personal y familiar la llevan poco a poco a salirse de su realidad y asumir muchas de las características de la rubia deseada.

En definitiva es una historia sorprendente, original, a veces divertida y a veces trágica. Un final sorprendente, para una historia donde las miserias del ser humano llegan a su máximo exponente, en contraposición con las virtudes y valores más profundos.


ANTES DE PARTIR (BUCKET LIST)

Nada más con mencionar los nombres de Jack Nicholson y Morgan Freeman, ya son muchas las películas y las buenas actuaciones que se nos pueden venir a la mente. Ahora, verlos juntos en una buena película es un regalo para quien la disfruta.

Bucket List, o antes de partir, como la han traducido para las salas locales, es una excelente película que nos cuenta la historia de dos hombes maduros, con una enfermedad terminal que deciden hacer una lista de deseos para cumplir antes de que llegue el final de sus vidas.

Carter Chambers (Freeman) es un personaje encantador, mecánico de motores y hombre de familia, con unos sentimientos muy nobles y una forma de ver la vida un tanto particular. Edwar Cole (Nicholson) es un acaudalado millonario, dirige hospitales y es orgulloso, cínico y quizás un poco cruel. Una de las frases más memorables es cuando dice que "el dirige hospitales no spas", esto porque estaban discutiendo la posibilidad de poner habitaciones individuales y él, insistentemente defiende que debe haber dos camas por habitación.


Las actuaciones de estos dos señores son excelentes, la historia es hermosa, sin baches, sin desperdicio. La vida de estos dos hombres comienza cuando se enteran que van a morir. Cole convence a Chambers de completar y cumplir la lista de cosas por hacer antes de partir que este comenzó a hacer cuando se enteró de su muerte inminente.

Diálogos divertidos, reflexivos. Escenas inolvidables como cuando se lanzan en paracaídas, conversan frente a las pirámides de Egipto, la carrera de autos en el mustang de los sueños de CHambers, o el reencuentro familiar de este último, luego de todos los viajes en contraste con la soledad de Cole.

Cada uno de estos dos hombres ayuda al otro a lograr de su vida lo que siempre quiso tener y a resolver aquellos situaciones inconclusas del pasado que no los dejarían partir tranquilos. Uno aprende del otro, y es hermosa la amistad, solidaridad y confianza que surge entre ellos.

Es una historia para reflexionar, sobre lo que hacemos y dejamos de hacer. Nos recuerda que lo importante no es cuánto tenemos, ni cuánto vivimos sino cómo vivimos.

Quisiera terminar mi comentario de esta película citando los tres consejos que le da Cole a su asistente, pero sólo recuerdo dos. He tratado de buscar el primero, incluso preguntando a otras personas del trabajo que vieron la película, pero todos recordamos los mismos. Marmota tampoco lo recuerda. Así que bueno, finalizaré con los dos últimos consejos:

2.- Nunca desperdicies una erección

3.- Nunca confies en un peo (pedo, flato, flatulencia)

SI alguien la vió y recuerda el primero, por favor puede dejarlo en los comentarios.

TE QUERRÉ INFINITO

Obra teatral de la escritora Gemma Rodríguez y dirigida por Dairo Piñeres, puesta en escena por el grupo Séptimo Piso.

La obra como tal es interesante. La propuesta de escena es muy original. La historia, sobre el amor y el desamor, el enamorarse y el desenamorarse. Una relación de pareja, expuesta desde la óptica de ambos integrantes.

De no ser porque las actuaciones me parecieron muy pobres sería una recomendación perfecta. Sólo uno de los actores (el más bajo y catire) puso todo lo que tenía para ofrecernos una actuación convinvente y lograr envolvernos en sus sentimientos. Las chicas, que debían estar sincronizadas, las sentí poco involucradas con su personaje, con una actuación superficial y con notorios olvidos de sus diálogos. Vale aclarar que es una obra representada por cuatro actores dónde sólo hay dos personajes, es decir que las dos chicas interpretan al mismo e igual los dos chicos.

La actríz invitada, que representaba a la directora del colegio, pues creo que desvirtuó un poco la escencia de su personaje. Creo que en general, con sus actuaciones desvirtuaron la obra. Presentaron una comedia muy al estilo televisivo en lugar del humor inteligente, negro y sarcástico que estaba propuesto. En ocasiones me sentía viendo un scketch de Radio Rochela en lugar de una buena obra de teatro.

En cuanto a la temática, pues es interesante ver cómo la doble moral, la bondad del ser humano y el lado oscuro que todos poseemos se ponen de manifiesto y tuercen o enderezan nuestros destinos, para acercarnos o alejarnos de lo que queremos, y acercarnos a o alejarnos de quien somos y quien queremos ser.

MICHAEL CLAYTON

Película nominada al Oscar, con muchas nominaciones tengo entendido. Protagonizada por George Clooney.

Es una película lenta, incomprensible al principio para luego pasar del misterio y la intriga absoluta por saber de qué carajos están hablando para convertirse en un final completamente predecible y repetitivo. Su historia no ofrece nada nuevo y abusan del arte de crear intriga en el espectador durante los primeros 45 minutos de cinta. El film no me gustó, aunque si debo rescatar las excelentes actuaciones y lo bueno que es (y está) el Clooney. Sólo por disfrutar de su talento valió la pena pasar esas horas preguntándome cómo carrizo me dejé convencer para verla.

1 comentario:

Aran dijo...

Felicidades por el número de visitas.
Interesante lo del cine, no conozco nada del cine venezolano.