7 nov. 2010

celda 211


El Cine Español me ha dado grandes sorpresas. Un alto porcentaje de las películas españolas que he visto a lo largo de mi vida me gustaron bastante, porque son historias originales, muy bien contadas y con unos actores increíbles.

En este Festival de Cine Español que tuvimos recientemente aquí en Caracas pudimos disfrutar de unas 9 películas (una muestra bien pequeña para lo que nos tienen acostumbrado). De todas ellas solamente nos dio chance a Marmota y a mí de ver tres. De la que voy a hablarles en este momento es de la mejor de este trío.

La película "Celda 211" es un drama carcelario del cinesta Daniel Monzón. Fue el más taquilelro en el 2009 y cuando la vimos supimos el por qué. Además fue el gran triunfador en los premios Goya, llevándose 8 de los 16 a los que fue nominado: película, director, guión adaptado, actor (Luis Tosar), actor revelación (Alberto Ammann), actriz de reparto (Marta Etura), montaje y sonido.

Nos cuenta la historia de un motín en una cárcel (que pudiera ser cualquiera del mundo si lo vemos bien) y uno de los funcionarios queda atrapado entre los prisioneros. Este para sobrevivir debe fingir que es uno más de ellos.

La historia es redonda, muy bien contada y un guión bastante original. A lo largo de la historia vemos las miserias del ser humano. Una de las preguntas que me hacía a lo largo de la historia es cuán cierto puede ser afirmar que las personas se clasifican en buenas y malas. Creo que todos somos ambas cosas a la vez y que dependiendo de las circunstancias, de nuestros valores y de la capacidad de autorregularnos somos capaces de cosas muy buenas o cosas muy malas.

Me encantó el personaje de "Malamadre", interpretado por Luis Tosar, sin duda alguna uno de los mejores actores de la Madre Patria. Su capacidad para meterse en la piel de los personajes y covencernos de que puede ser alguien real, la tienen muy pocos. "Malamadre" es el preso más peligroso de la cárcel y líder, de alguna manera. Su poder y autoridad frente a los demás no tiene discusión. Tiene rasgos de picardía y en algunos momentos llega a conmover con sus acciones. A pesar de sus crímenes, lo pintan como un ser humano con debilidades y con fortalezas y su lucha es muy legítima, lo que reclama me parece justo y necesario para quiénes están en esas condiciones.

Juan Oliver es el funcionario atrapado, interpretado por Alberto Ammann. Su actuación es desgarradora, y le imprime una gran fuerza de convicción a su personaje. La evolución que sufre y el complicado y rico mundo emocional de Juan Oliver quedó muy bien plasmado por este argentino.

Es una película que te atrapa y nos demuestra que con el tema criminal y carcelario se pueden contar buenas historias. Ojalá los cineastas nacionales hicieran ese tipo de historias y no las porquerías que poryectan aquí tipo "secuestro Express" o la porquería aquella de "La hora Cero", que aunque no la he visto creo que no me pierdo de nada ya que me parece una apología al delito y al malvivir.

Celda 211 es otra cosa, es un drama humano, que nos habla de emociones, de creencias, de valores, de decisiones y de cómo podemos adaptarnos al entorno para lograr aquello que estamos esperando, Pero, también es un recordatorio de que la vida nos da sorpresas y de que no podemos tenerlo todo perfectamente planeado y esperar que se cumpla tal cual.

2 comentarios:

Dani dijo...

Yo vi la peli ya hace tiempo, claro, porque en España se estrenó hace más de un año. Me encantó, por descontado. Y lo que más me hizo gracia fue el nombre de su protagonista: Juan Oliver, como mi abuelo y como mi tío. Yo soy Daniel Oliver ;)

Abrazos!

gustavo dijo...

realmente es una película muy buena. Bueno mis experiencias con el cine español han sido más gratas que con el cine venezolano. QUizás mis raíces llaman y pueden más que nada. Falta comentar sobre las otras películas que vímos en el festival. Ojalá también coincidan tus apreciaciones con las mías.