20 abr. 2009

Tácitas suposiciones........................supongo

A veces, tendemos a dar todo por sentado. Lo tácito se apodera de nuestras vidas y nuestros pensamientos. Suponemos, suponemos y suponemos.

¿A qué viene toda esta reflexión? pues déjenme partir desde el principio para organizar un poco mejor lo que quiero decir.

Hace algunos días me conseguí, causalmente, a una compañera de trabajo en un centro comercial del este de la ciudad, le saludé como mandan las normas de cortesía, me respondió muy apurada y siguió su camino. Algunas semanas después coincidimos en el ascensor a la hora de salida del trabajo y me preguntó si yo vivía por esa zona ya que me había visto allí. ¿Es necesario vivir en determinada zona para usar uno de sus servicios? Por supuesto que no, pero ella supuso que así debía ser pues lo preguntó para confirmar su suposición.

Yo supongo, tú supones, ellos suponen, vosotros suponéis y todos suponemos. Ninguno de nosotros escapa de este mal de las relaciones humanas. Pensar por los demás es una barrera en la interacción con ellos, pero lo hacemos constantemente "es que no te invité porque me ibas a decir que no podías ir" "son las 12 y no ha llegado, seguro anda con otra" "me trajo un regalo, ¿qué habrá hecho?" "mejor ni le pido permiso al jefe para irme más temprano porque me va a decir que no". Y así nos vamos haciendo una larga lista de objeciones, peros y conversaciones imaginarias que nunca existieron pero que de una u otra manera determinan la forma como tratamos a los demás.
Aquello de que lo obvio por obvio se obvia es muy cierto. Lo que está sobreentendido lo damos tan por hecho que ni siquiera nos aseguramos que de verdad ocurra. Hablamos y hablamos confiando en que la otra persona nos está entendiendo, pero jamás tratamos de confirmar que el mensaje haya llegado de forma efectiva.
Damos por hecho que alguien sacará la basura de la casa, que las sábanas estarán limpias cuando regresemos, que saldrá agua por el grifo, que fulano o mengana nos responderán con una sonrisa a nuestro saludo, que menganita no rechazará jamás nuestra invitación o que le gustamos a ese chico que nos mira sin cesar.
Muchas veces lo que suponemos sobre los demás nos aleja de ellos, no nos permite conocerlos en realidad porque tenemos una imagen en nuestra cabeza que no siempre se corresponde con la realidad.
Si vemos a alguien con zapatos deportivos, short, camiseta y sudado ¿qué es lo primero que pensamos? Me atrevería a decir que muchos nos imaginaremos que viene de hacer ejercicios, estaba trotando o en algún gimnasio. Pero, ¿tenemos la certeza de que eso sea así? ¿Acaso no puede ser que estaba en su casa y salió a sacar la basura en un día caluroso? múltiples son las razones por las que esa persona está vestida de esa manera en la calle, pero lo que nos imaginamos de ellos nos hace recrearnos una imagen y una personalidad determinada sobre ese hombre.
Para acercarnos a los demás debemos quitarnos los lentes de la suposición, derribar las barreras que nos construimos gracias a las creencias incapacitantes o nuestros mapas mentales. Sólo cuando tenemos un acercamiento franco, pleno y completo con los demás podemos llegar a saber quienes son y hacer que nuestras relaciones con ellos sean más efectivas y armoniosas.
Siempre, siempre siempre vamos a actuar según lo que pensamos. Nuestros pensamientos rigen nuestra conducta, como ya lo he escrito en varias oportunidades. Lo que creemos de los demás es lo que nos permitirá acercarnos o alejarnos de ellos. ¿Qué debemos hacer entonces? Pues sin lugar a dudas una buena opción es reformular nuestros pensamientos, otorgarles el beneficio de la duda y no predisponernos frente a los demás.
Algo de esto me ha funcionado, aunque no es tan fácil como se escribe o se piensa se puede lograr. Cuando nos predisponemos de manera negativa con alguién todo nos sale mal, en cambio cuando vamos con optimismo muchas son las puertas que se nos abren.
Como ejemplo de esto puedo citar algo que me pasó unas noches atrás en el Metro (si ya sé en una época hablaba mucho del CELARG y ahora lo hago del metro) Iba a comprar mi boleto integrado en la máquina y la muy condenada se tragó mi dinero fui hasta la taquilla y le comenté el caso al operador y él me dio un boleto, le rompió una esquina y me dijo que con eso me montaba en el metrobus. Cuando se lo llevo a Marmota se preocupa porque ya eso le había pasado antes y el chofer del metrobus no lo dejaba pasar y tuvo que comprar un boleto. Él le expone el caso al operador y este lo que hace es ponerle al mismo boleto que me había dado el sello de la estación. Como era de noche y estaba muy cansado no tenía ganas de pelear. Agarré mi boleto y nos montamos en el metro.
Cuando me tocó pasar al metrobus, en lugar de meter el ticket en la máquina se lo entregué al chofer a quien saludé con un "buenas noches" y sin darle explicación alguna seguí de largo hasta mi asiento. Pensaba que me iba a aceptar el boleto sin vacilar y listo, me funcionó. SI hubiera pensado que no me iba a dejar pasar o que iba a terminar peleando con el tipo pues capaz y eso hubiera pasado.
Si siempre andamos suponiendo ¿qué nos cuesta suponer cosas positivas? tal como decía Seligman, vamos a identificar las causas permanentes de todo lo bueno que nos pase y ver lo malo como una consecuencia de causas circunstanciales.
Lo decía Suricato, a propósito del mal momento que está pasando con la enfermedad de su mamá: "Nos complicamos tanto y la vida es tan simple"

3 comentarios:

Dani dijo...

Como decía Morfeo en "The Matrix": "Tu enfoque determina tu realidad", algo con lo que estoy muy de acuerdo.

Gran reflexión, amigo. Un abrazo!

EL JOKER dijo...

Y Asi... con estos escritos tan cheveres te atreves a preguntar por qué estás nominado?

Es una delicia leerte.

Chaser LJ dijo...

Que bue post... es cierto la gente supone, todos suponemos, pero lamentablemente casi siempre se supone mal... nos pasamos la vida suponiendo y no vamos al hecho, a la realidad, el estar seguro que es verdad algo, pero nos vamos por lo fácil "Yo supongo"... Y como dices supongamos bien, estoy seguro que con mente positiva nos iría a todos mucho mejor... Buen post

Saludos...