7 abr. 2009

¿Qué nos hace ser humanos?

¿Qué es lo que nos convierte en seres humanos? ¿Cómo manejamos nuestro mundo interior? ¿Es nuestra identidad la que nos permite ser nosotos mismos y hasa llegar a diferenciarnos de otras razas?.

No se asusten, no estoy bajo los efectos del alcohol ni me he fumado un libro de filosofía. Simplemente estas son algunas de las preguntas, a mi modo de ver, que trata de responder Alex Proyas en la película "Dark City". No corran a revisar la cartelera de las salas de cine más cercanas a ustedes porque dudo que puedan conseguirla en alguna, a menos que se topen con un ciclo de cine "extraño" como el que recién culminó en el CELARG. Una tarde no tenía nada que hacer, Marmota estaba ocupado en un encuentro con viejos amigos de la Universidad y yo para matar la tarde, que se anunciaba larga y solitaria decidí meterme a la sala de cine para ver si tenía mejor suerte de la que él tuvo metiéndose allí mientras esperaba a que yo saliera de clases de mi postgrado para hacer algo juntos.
Ciertamente es una película fuera de lo común. Sin ser excesivamente apasionante es de esas que te dejan pensando. El autor usa como excusa un tema completamente futurista y de ciencia ficción para plantearnos su visión del ser humano y de cómo nos vamos haciendo una imagen de nosotros mismos, como actúa la conciencia social, cómo vamos configurando patrones de conducta en función de las experiencias sociales y de lo que los demás plasman en nosotros. La herencia, la socialización y la conciencia son algunos de los protagonistas en esta historia.


Un hombre despierta en la habitación de un hotel, no sabe quién es ni qué hace allí. Está en una bañera y recibe la llamada de algún desconocido para decirle que debe salir corriendo. El hombre, John Murdoch, descubre una maleta y comeinza a tener imágenes de su niñez en una playa lejana.
La hsitoria va de una legi+onm de alienígenas cuyo mundo fue destruido y llegaron a la tierra. Allí ellos usan cuerpos de personas fallecidas y permanecen ocultos bajo tierra. cada noche logran "sincronizar" (hacer que las cosas cambién sólo con el poder de su mente) Es así como adormecen a todo el mundo y reconstruyen la ciudad, cambian la memoria de las personas y la que hoy era una mujer pobre y ama de casa despierta después como una mujer rica y adinerada que dsifruta de los lujos de la vida bohemia.
John Murdoch, por alguna extraña razón no solamente sobrevivió a la rememorización que quisieron hacerle sino que debe huir de los "ocultos" y de la policía que piensa que él es un asesino en serie y sus victimas son prostitutas.
El doctor Schreiber es un humano que se ha prestado a los experimentos de los "ocultos" y les ayuda psiquiatra a indagar en los misterios de la mente y la conducta humana. Misteriosamente John, un humano normal y corriente desarrolla la habilidad de sincronizar y comeinza a ser perseguido por los "ocultos". La historia se va desarrollando y lo que al principio parecía incomprensible se me va tornando en toda una postura filosófica escondida en ciencia ficción y efectos especiales.
¿Lo que nos hacen humanos son nuestros recuerdos? Una de las frases finales es realmente contundente. El "oculto" le dice a murdoch que él solamente quiere descubrir qué lo hace humano. Desean experiementar lo mismo que nosotros. Y esa es la pregunta que me ha venido rondando desde ese día:
¿Qué es lo que nos hace ser humanos? ¿Qué responderías tú?

2 comentarios:

EL JOKER dijo...

Nos hace humanos la capacidad de dañar planetas con el descaro que lo hacemos.

Y el crear, amar, soñar, vivir... y esas cosas adicionales.

Green dijo...

Nos hace humanos la sed de poder y de estar siempre gozando de muchos beneficios y comodidades...
...y también el disfrute por el sexo.

No terminé de leer tu publicado, temiendo que contarás toda la historia, porque quiero ver si logro conseguirla y verla.

Saludos!