19 jul. 2008

Artes Marciales Animadas

Indiscutiblemente, una de las grandes sorpresas que nos trae la cartelera de cine en estas vacaciones es la genial obra animada de artes marciales "Kung Fu Panda", una historia llena de personajes muy originales, risas, grandes reflexiones y unos diálogos inspirados en la ancestral cultura china.
Muchos son los mensajes que deja esta historia, a cada cual que la vea le corresponderá tomar el trocito de aprendizajes que le corresponde. Más que pasar un buen rato que se recordará como un film para desternillarse de la risa, salí de la sala con una gran emoción y motivación, a Marmota simplemente le encantó. Es que, no es para menos con un personaje tan inspirador como Po, el tierno e inocente oso panda que tiene un gran sueño y propósito en la vida, convertirse en uno de los heróes más grandes del Kung Fu. Soñador, tierno, de hermosos sentimientos y con una firme convicción decide luchar contra las imposiciones culinarias de su padre para acercarse a curiosear la elección del gran "Dragon Warrior", y contemplar en escena a sus cinco grandes ídolos. Allí comienzan todas las aventuras de un torpe alumno y un maestro negado a ayudarlo a lograr su propósito en la vida.
Mi personaje favorito, pues es el maestro Shifu, por toda la riqueza psicológica que manifiesta y ese proceso de conversión personal a lo largo de la historia. Unos matices emocionales muy bien logrados por los animadores y las voces (vale aclarar que la decidimos ir a ver en inglés, para no perdernos detalles de la obra original). Sus enseñanzas, pensamientos, motivaciones y expectativas de la vida tiene un crisol de interpretaciones que enriquecen la historia dándole ese toque que la convierte en una razón para divertirse, aprender, meditar y evaluar nuestras vidas.

El oso Po, nos recuerda lo importante que es soñar, y luchar cada día por alcanzar nuestros sueños. Nos invita a ver esas pequeñas señales que siempre están allí, indicándonos la mejor forma de avanzar por nuestro camino. Nos recuerda que lo importante no es lo que hicimos o lo que fuimos en el pasado, sino aquello que queremos llegar a ser. Nos invita a reconocer nuestras brechas y acercarnos lo más posible a ese ideal de persona que nos traerá la felicidad.


La humildad, ayuda al otro, comprensión de las necesidades individuales, la solidaridad, la hermandad, la justicia, la constancia, preparación, reflexión, autoevaluación y autoestima son algunos de los valores que se ponen de manifiesto en cada una de las escenas para irnos metiendo en el mundo de los personajes y hacer que lo mejor de cada uno de ellos pueda instalarse en nosotros.

El guión muy original. las animaciones de una avanzada calidad, personajes emocionalmente interesantes y hermosamente dibujados y largos minutos llenos de risas, reflexiones y alguna que otra lagrimita que no son sino una muestra de lo bien lograda que está hecha la película y que como obra del séptimo arte logra inmiscuirse en el mundo interior de quien la ve y transmitirnos toda esa carga emocional de cada personaje.

Definitivamente la recomiendo, y es un film que grandes y chicos disfrutan por igual

5 comentarios:

EL JOKER dijo...

Buenisima...buenisima...BUENISIMA...

Creo que me va voy a ver de nuevo por que tiene muchas vainitas interesantes.

Abrazos.

Haldar dijo...

Abrazos venezolanos!!!

Fabio dijo...

Hola Gus... seguiré tus recomendaciones y prometo descargarmela con ARES.
Ultimamente voy poco al cine, pero quién escapa a semejante crítica?
Te mando un fuerte abrazo!
;)

Veronica Curutchet dijo...

me han dicho que está genial, será que tengo que ir a verla, es la tercera o cuarta sugerencia que me llega.
Muy bueno!

besos
Vero

Patricia dijo...

La peli está genial no sólo por la historia sino por lo bien que está animada.

Recomendable para todos