11 sept. 2007

Colores, Trazos y Felicidad

Siempre he pensado que la vida es un libro en blanco, dónde cada uno dibuja su propio destino. Desde que nacemos, se nos concede la capacidad de elegir, de vivir del modo que más nos acerque a la imagen que tenemos de la felicidad. Cada ser humano es libre para escoger los colores de los que quiere llenar su vida.


Una vez más estoy aquí, compartiendo los matices que configuran mi vida. Son tantos los colores, tantas mis alegrías, tantos los motivos que tengo para agradecerle a la vida, que no merecen estar allí, guardados en mi alma en una especie de dique. No puedo seguir conteniendo mis risas, mis carcajadas, mi agradecimiento, mis aprendizajes y una que otra lagrimita que siempre se cuela y que viene a recordarme que después de toda tormenta viene la calma, acompañada del siempre hermoso arco iris.

Mi marmota está a mi lado, cada día con más amor, más detalles, más mimos. Sus caricias, el despertar cada mañana a su lado, el oirle decir "Te Amo" son sólo parte de todos los regalos que vinieron incluidos con este amor que llena cada espacio de mi ser. Juntos, estamos escribiendo nuestra hermosa hostoria de amor.
¡¡Te amo Marmota de mi Vida!!


Mi familia hermosa, cada vez más unidos. Tengo unos padres de quienes estoy orgulloso, y para quienes soy motivo de orgullo. Tengo unos abuelos que a pesar de enfermedades, achaques y el tiempo siguen siendo unos novios que se besan a escondidas cuando creen que nadie los ve. Mis sobrinos grandes, creciendo en edad y en nobleza. Mi enano, robándome cada día el corazón y feliz con el hermanito que le viene en camino. Mis suegros, ¿qué puedo decir de ese par que me han recibido en su familia cómo un hijo más?, esas almas nobles que están pendientes de cada detalle de nosotros. Mis cuñados, haciéndome senir un miembro más de la familia. Una sobrinita, hija del hermano de mi Marmota, hermosa, cachetona y coqueta que me toma de la mano para caminar, me pide la bendición y corre a saludarme cuando me ve. Algunas veces, pensar en la salud de mi abuela me roba algunas lágrimas, pero enseguida trato de tomar fuerzas, y si me caigo mucho es mi Marmota quién me anima, seca el rostro y me abraza tiernamente.


Estuve callado, alejado de este espacio cuya intención siempre ha sido plasmar los trazos de mi vida. Todos los colores que he reunido, y que llegan a mí cada día, a cada momento, cada instante, quieren salir, quieren ser compartidos, quieren ser conocidos.


En este reto de dibujar mi vida, de trazar el rumbo que quiero vivir, de escribir en cada hoja de mi vida compartiré mis azules, mis verdes, mis amarillos, mis grises y todo el cromatismo que me hace ser quien soy.

3 comentarios:

hectortoscano dijo...

hola Gustavo
Muchas gracias por pasar por mi blog, y la verdad es muy fuerte que me digas que me admiras, te lo super agradezco.
solo trato de contar mi vida que no es mejor ni peor que la de cualquier ser humano, no? pero en un punto sè que a muchas personas les sirve sabèr cosas de mi vida.
te envio un abrazo grande y nuevamente muchas gracias
Hèctor

Eduardo dijo...

Que bonita gama de colores tiene tu vida, te felicito y espero que dure por mucho tiempo.

Me gusta como escribes!

Saludo desde Bogotá!

Bye!

Dani dijo...

Apreciado Gustavo:

Por circunstancias realmente peculiares, te puedo decir que cuando vi tu comentario en mi blog me quedé en auténtico estado de shock, porque tanto en nacionalidad, ciudad y nombre eres una persona que desapareció de mi vida hace tiempo. Para bien o para mal, suerte o desgracia, no eres esa persona.

Pero yendo al grano, te diré que no solo me ha sorprendido gratamente tu deliciosa forma de expresión, sino lo bonito y positivo de lo que dices en este post. Te mando todo mi afecto y sana envidia ante toda esa gama de colores vivos y claros que no dejan de acudir a ti.

Un abrazo.