4 ago. 2006


Hoy es uno de esos días cuando deseamos quedarnos entre las sábanas hasta que el cuerpo no soporte tanto letargo y nos invite a salir a acostarnos en el sofá. El síndrome del viernes, enfermedad que me ataca en cada homónimo día, me ha acompañado desde los albores de mis más temprana infancia.

Este despertar y sentir que no tienes la más mínima intención de hacer nada en todo el día, y salir de casa con la mejor de las "carotas" que puedes hacer y ver cada media hora el reloj para darte cuenta qe sólo han pasado cinco minutos desde tu último vistazo.

Así me siento hoy, con ganas de estar en casa, acostado sin hacer absolutamente nad, sin tv, sin música por oir, sin gente para hablar, sin moverme para poder recuperar todas las energías gastadas durante esta agotadora semana.

Es alentador saber que ya llegó el fin de semana, con todas las cosas que me quedan por hacer, pero con todas las que me quedan por disfrutar. Entre estas cosas que debo hacer, saldremos mañana a buscar un juego de recibo para el apartamento, ya van tres meses allí y aún estamso recibiendo a las visitas en las sillas del comedor, así que espero tener suerte y conseguir lo que estamos buscando y tal cual como lo estamos buscando.

Feliz fin de semana a todos........

4 comentarios:

Doso dijo...

Ni que lo digas!!1 en un sindrome muy habitual en mi, esas ganas de levantarse y con ganas de no hacr nada de nada, solo estar "echado" en un sofa o en la cama, mirando el techo, escuchando lso tuidos ambientales, sin ganas de nada... no hacer nada... pero cada vez es mas dificil, lo puedes hacer, pero despues tendras que correr el doble haciendo lo que la "flojera" no te dejo... eso es el unico problema de poder asumir sin problema el "sindrome del viernes o sabado o domingo" jajajja

Un abrazo mi perro, y que estes super bien..
Doso

Hipolitta dijo...

Yo los sábados por el contrario me siento activa, de pura felicidad nomás.
No por el fin de semana, sino por la noche del viernes, que aunque no salga, me parece una caja de misterios.
Y yo siempre estoy dispuesta a ser Pandora.
Saludos

Paulo Sempre dijo...

Buscando lá vida melhor.
Abraço desde Portugal

Paulo

Vicho dijo...

Yo le llamo a eso "lagartear". Como los lagartos en los pantanos que abren y cierran un ojo de vez en cuando. Casi muerto en vida. Esa sensación es muy frecuente en mí. Sólo trato de vaciar mi mente y NO PENSAR NI SENTIR.

abrazos peruvianos...