11 sept. 2009




Cuando estaba frente a mí, no lo podía creer. Nunca me imaginé que pudiese ocurrir ese encuentro, y sin embargo estábamos alli frente a frente. Ambos protagonistas de nuestras propieas historias. Además tal "casualidad" no podía ser "casual". Muchas cosas en común puedo tener con Bastian Baltazar Bux, pero encontrarnos de forma inesperada en una librería con esa cubierta dónde aparecen dos serpientes, una clara y otra oscura, mordiéndose la cola y con el título "La Historia Interminable" es ya algo asombroso.

Unos de los mejores recuerdos de mi infancia son los paseos y las salidas con mi prima (quién más que eso es como mi hermana mayor) en aquellos ya lejanos años 80´s. Un domingo de aquellos me llevó al cine y disfrutamos de una de las mejores películas del momento "La Historia sin Fin" y hasta el sol de hoy me produce hermosas emociones recordarle.
Por eso cuando estuve allí, con AURYN frente a mí no pude hacer otra cosa que comprarlo.
Me metí en sus páginas casi como su mismo protagonista. Pero a mi edad y con mis responsabilidades no se puede hacer esa gracia de abandonarlo todo para entregarnos a las páginas de una apasionante historia. Tuve que conformarme con hacerlo en los tiempos libres, mientras me trasladaba en transporte público o mientras esperaba a Marmota en algún sitio.
Página a página me fui dando cuenta de algo que desconocía, pero que logró influirme en nada. Este detalle es que la peli no es muy fiel a la historia y que puede verse más como una versión libre del relato. Sin embargo la película sigue estando en ese lugar especialndónde la he tenido siempre.
Sin darnos cuenta del todo, esta historia de Michael Ende, nos lleva a reflexionar sobre las cosas más importantes de la vida, esas que sin costar nada valen tanto.
La amistad puede ser una de las primeras que descubrimos, además es bien obvia. Pero si reflexionamos más allá y buscamos lo que cada personaje puede darnos y lo que cada situación puede enseñarnos, veremos que hay mucha tela que cortar.
La familia, el amor, la reconciliación, la autoestima, la búsqueda de la respuesta a la pregunta ¿Quién Soy? son sólo algunas de las múltiples reflexiones que Ende nos regala en cada una de sus páginas.
Todos los libros que han llegado a mis manos son una historia interminable. No sé si es lo que a todos les pasa, o si ustedes alguna vez lo han vivido, pero cuando leo no son sólo palabras escritas y un fondo blanco lo que se dibuja en mi mente. Por el contrario, cada página se convierte en escenasdónde veo personajes, escenarios y hasta percibo las voces y entonación de cada uno de ellos. Mi imaginación se despierta de una manera bárbara a través del relato de cada autor.
Es toda una aventura apasioante para mí cada vez que un libro logra atraparme. Conocer nuevos personajes y reflexionar con sus vivencias es todo un aprendizaje. Así como hago con el cine o con el teatro, lo hago también con los libros. Siempre trato de ver qué aportes hace a mi vida y cómo puedo aprovechar los aprendizajes que les puedo sacar. Es que inevitablemente de todo lo que nos ocurre podemos aprender algo. Cada experiencia que vivimos nos acerca al ideal de persona que queremos ser.

3 comentarios:

El Joker dijo...

A ver la pelicula y luego leer el libro...

Me puedes creer que esos recuerdos se me han ido borrando?

Abrazos

khayo dijo...

saludos!!!

Chaser LJ dijo...

Esa película era una de mis favoritas cuando niño... cada vez que la pasaban por tv no dejaba de verla...